Arabako Aralar


Mapi Alonsoren Iritzi Artikuloa
February 26, 2010, 10:01 am
Filed under: Aralar, Iruña beleia

Por razón de mi trabajo tuve la ocasión de asistir, en vivo y en directo, a la Comisión de Euskera, Cultura y Deportes del 19 de noviembre del 2008 en la que la Diputada, Sra. Lorena Lopez de Lacalle, al frente de unos cuantos miembros de la Comisión de Expertos  certificó la falsedad del material hallado en Iruña-Veleia durante las campañas de 2005-2006. Una tras otra seguí las intervenciones de lo que fue una larga sesión y si al entrar, aún con alguna duda, apostaba por su falsedad, cuando salí tenía la certeza. Todo era un fraude. Días más tarde, cuando finalmente tuvimos acceso a los informes de la Comisión de Expertos y pude leerlos, también pensé que estaba ante un fraude, pero esta vez no pensaba en el material arqueológico sino en algunos de los informes. Matizo y corrijo lo de fraude, porque más bien fue un “defraude”. Me sentí defraudada en mis expectativas, lo que era admisible y comprensible en una exposición divulgativa oral ante la prensa y los políticos, resultaba irritante en algunos documentos con visos de informe científico en base a los cuales se había tomado una decisión del calibre de la que se había tomado, la declaración de fraude y la apertura del proceso judicial contra Lurmen. Al pensar que se habían basado en ellos para dictaminar la falsedad del material todas mis antiguas dudas y algunas más se reavivaron.


A partir de ese día  hasta ahora, el tema ha dado para mucho: en los juzgados, en la red, en la prensa, en las instituciones, en las esferas políticas y sobre todo en el “mundo real” que es donde a algunos se les ha arruinado la vida. Durante este tiempo he ido variando de postura según la información que iba acumulando y procesando en mi cabeza. Del todo falso pasé al ¿Y si son autenticas? Ziur al zaudete? Preguntaba Elexpuru añadiendo más dudas sobres mis dudas. Y a mi cabeza venían imágenes de una Plaza del Castillo de otra Iruña, la de Pompaelo, rodeada de una tupida valla que impedía ver lo que estaba ocurriendo con los valiosos restos arqueológicos, que abarcaban un periodo de unos dos mil años (menhires, necrópolis musulmana, termas romanas o una gran muralla) descubiertos con motivo de las obras que para la construcción de un parking se estaban haciendo. Me preguntaba ¿Y si, aunque por diferentes motivos y circunstancias, podemos estar corriendo una vez más el riesgo de despreciar y echar al vertedero elementos importantes para recomponer la historia de nuestro pueblo?

He seguido desde el principio con interés las aportaciones y debates que desde diferentes formatos y autores (charlas, informes, blogs, prensa) han ido añadiendo elementos de juicio para hacerse una opinión. Yo la mía, por lo menos, ya la tengo: no está probada la falsedad de los grafitos.  Por eso cuando se constituyó la plataforma SOSiruña-veleia firmé el manifiesto y suscribí: 1) que se asegure de que las piezas están en su estado inicial. 2) que se ordene la realización de nuevos análisis y estudios científicos sobre los grafitos. 3) que reconocidos arqueólogos, no vinculados a las partes, lleven a cabo excavaciones controladas en lugares señalados.

A partir de ahí, y visto lo visto, los “imposibles” que no se basen en evidencias físicas o en anacronías que por su contenido no arrojen dudas ya no me bastan. El camino del conocimiento esta lleno de imposibles posibles. Y como ejemplo no encuentro otro mejor que el llamado “mecanismo de Anticitera”, encontrado en 1900 entre los restos de un navío mercante romano naufragado, cargado de tesoros griegos. Me ahorro explicar como han reconstruido en tres dimisiones los planos de lo que resulta un engranaje mecánico de ruedas dentadas, que calculaba, de manera analógica, las fechas de los eclipses lunares y solares, permitía modelizar el movimiento aparente de la luna por el firmamento y llevar la cuenta de fechas de relevancia social como los juegos olímpicos. Una autentica calculadora analógica. Según el autor del articulo y cito textualmente “No se tiene noticia de que en ningún lugar del mundo, y durante los mil años siguientes como mínimo, haya existido algún instrumento de parejo refinamiento. De no haber sobrevivido este espécimen, su existencia en aquellos tiempos se hubiera juzgado IMPOSIBLE”.

Mapi Alonso

Firmante del manifiesto de la Plataforma SOSiruña-veleia

Advertisements

Leave a Comment so far
Leave a comment



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s



%d bloggers like this: