Arabako Aralar


Razones por las que debemos ir a la Huelga General el próximo 29 de Junio

Tras dos años de crisis, desde los sindicatos se ha llamado por fin a la huelga general, a muchos les parece que han tardado demasiado y quizá esta huelga haya llegado tarde, pues  llevamos dos años en los que los recortes sociales y económicos impulsados desde los Gobiernos centrales y locales, deberían haber sido suficiente motivo para una huelga general.

La responsabilidad de algunos sindicatos en este asunto es clave; han esperado quizá demasiado a que se generase el caldo de cultivo necesario y se escenificase la ruptura del tan “deseado” pacto social.

La sociedad lleva ya dos años conociendo de primera mano las intenciones del Gobierno Zapatero, recortes, paro, parches económicos, desorientación política, etc. Ahora es el momento en el que sea esa misma sociedad la que tome las calles y se haga oir.

Quizá el mensaje que se nos transmita a los partidos políticos y a los sindicatos, no sea tan solo el de resentimiento hacia las políticas del Gobierno del Estado, sino que a su vez, las criticas irán dirigidas a las instituciones más cercanas que en su afán neoliberal han implementado políticas tan antisociales y despóticas como las impuestas desde Madrid.

Los partidos políticos y sindicatos debemos hacer una reflexión sobre las razones que no han generado una huelga general en momentos de “bonanza económica” como la de hace tres años, en la que ya, muchos expertos venían vaticinando o al menos avisando, de las posibilidades reales de un “crack” económico- financiero.

Es difícil hacer creer a la ciudadanía que la culpa es del modelo económico cuando en los periodos de bonanza no se critica dicho modelo. Las crisis al igual que los periodos de bonanza son propios del sistema capitalista, no criticar el modelo en sus dos fases supone simplemente, quejarse del mismo cuando las cosas no van bien, pero no buscar soluciones.

Por todo ello deberíamos hacer una reflexión sobre las causas reales que deberían motivar la próxima huelga general en Hego Euskal Herria. No debe parecer una pataleta ante los últimos recortes anunciados por Zapatero, debería ser también una huelga hacia el sistema político-económico- financiero en su conjunto.

Las relaciones laborales, en las continuas luchas de poder entre sindicatos, nos acercan cada día más a la desunión de la clase trabajadora, la pérdida de identidad de la clase trabajadora frente al aislacionismo del individuo o el individualismo del colectivo, es el mayor enemigo para la consecución de un nuevo modelo social. La desunión de la izquierda política del país tampoco ayuda.

El actual modelo económico debe ser debatido y vencido desde tres ámbitos: el institucional, el social y el laboral.

El ámbito laboral debe ser el caldo de cultivo en el que, desde las inercias creadas desde los grupos de trabajadores se consoliden nuevos espacios de relaciones laborales entre los propietarios y el personal asalariado. Las sinergias que deberían comenzar a generar en este espacio son responsabilidad de los sindicatos, deben de ser correas de transmisión, formar y educar a las y los trabajadores en las diferentes capacidades de organización, empleo y lucha en sus espacios de trabajo. Debemos democratizar las estructuras del trabajo para conseguir así avanzar hacia otro modelo laboral y de relaciones económicas.

En el ámbito social debemos ser capaces de aglutinar desde la izquierda a toda la masa silenciosa, es responsabilidad de los movimientos sociales y los partidos políticos de izquierda, aprender a sumar como política estratégica. No debemos caer en las diferencias como eje de funcionamiento, sino que por el contrario debemos caer en lo que nos une como eje aglutinante. Hoy la respuesta social está más a la baja que nunca, sin embargo a nadie se le escapa que las potencialidades de la sociedad actual son superiores a las de generaciones anteriores, por lo que sabiendo canalizar bien dichas potencialidades y con valentía política, las consecuencias de los procesos sociales tomarían posiblemente el camino del cambio de modelo social.

La clave del nuevo modelo social es el de la política participativa, entendiendo ésta no como una reforma de la democracia representativa, sino como una nueva fórmula de generar espacios decisorios en el día a día de la ciudadanía, empoderando a los y las ciudadanas y haciéndolas participes de la gestión diaria de sus instituciones, que deberían definirse desde las asociaciones vecinales hasta las instituciones generales.

Por último el ámbito institucional, la única forma de  que los dos ámbitos anteriores puedan consolidarsen, viene desde la independencia, Euskal Herria padece los males endémicos de los Estados francés y español y por ello si bien nuestro modelo económico en lo productivo es singularmente diferenciado, no lo son las consecuencias finales de la crisis.

Instituciones “dependientes” de Madrid y Paris no son la solución para la transformación social, ni tan siquiera para la “autonomía”, la independencia se muestra hoy más que nunca como la única vía de transformación socio- económica.  Nuestras instituciones actualmente al amparo de las políticas externas, nos llevan hacia un empeoramiento más acelerado de las condiciones anteriores y parece ser ya una constante en el tiempo, por lo que debe reafirmarse, una vez más, la independencia política como la única posibilidad que le queda a la clase trabajadora para transformar su realidad.

Por todo ello podemos hacer de este 29 de Junio un día de protesta más, o por otra parte, podemos situarlo en la historia como el día del comienzo de la emancipación y transformación de Euskal Herria como país social e independiente.

Alex Larragoiti

Igor Lopez de Munain



Aralarrentzat ezker abertzalearen bateratzeak bakea, ezkerra eta burujabetzaren aldeko apustu tinkoa eskatzen du
June 22, 2010, 5:02 pm
Filed under: Uncategorized | Tags: , , , , ,

Aralarrek, atzo ezker abertzalearen beste sentsibilitateak eta EAk publiko egin zuten dokumentua aztertu eta gero, bide soilik politiko eta baketsuen apustua aintzat hartu eta ontzat eman arren, ondorioztatzen du bertan ez direla biltzen herri honek bakegintzarako behar dituen neurriak ez eta ezker abertzale politikoa eraikitzeko behar diren ezkerreko oinarriak.

Herri honek soberanismoaren eta independentziaren zutabea ez ezik, bakearen, ezkerraren eta burujabetzaren zutabe egonkorrak behar ditu, inongo prozesu politikoren menpe geratuko ez direnak. Aralarren ustez, atzo publiko egindako dokumentuak egiten duen ekarpena baino ausartagoa izatea eskatzen du indarkeriaren zikloa behin betirako buka dadin.

Ezker abertzale politikoaren bateratzeak ezkerreko, bakearen zein normalizazio demokratikoaren hanka sendoak behar ditu. Zutabe horien gainean elkarlanerako eta elkarrizketarako bere esku dagoen guztia egiten jarraituko du Aralarrek, Euskal Herriak behar duen ezker abertzale anitzaren oinarriak egonkorrak izan daitezen.



Aralar considera que la confluencia de la izquierda abertzale requiere apuestas firmes sobre la paz, la izquierda y la soberanía
June 22, 2010, 4:58 pm
Filed under: Uncategorized | Tags: , , , , ,

Aralar, tras analizar el documento hecho público ayer por la otra sensibilidad de la izquierda abertzale y EA, aun considerando como positivos la exclusividad de las vías políticas y pacíficas, concluye que en dicho documento no se recogen las medidas que este pueblo necesita ni para la pacificación ni desde una perspectiva de izquierdas para la construcción de la izquierda abertzale política.

Este país, además del eje del soberanismo y de la independencia, necesita unas bases sólidas de pacificación, de izquierda y de soberanía, que no estén supeditas a ningún proceso político. Aralar considera que el documento dado a conocer ayer exige ser más audaz para la finalización definitiva del ciclo de la violencia.

La confluencia de la izquierda abertzale política requiere sólidas bases de izquierda, pacificación y normalización democrática. Partiendo de esas bases Aralar, desde el trabajo en común y el diálogo, continuará haciendo todo lo que esté en sus manos para asentar las bases de la izquierda abertzale plural que requiere Euskal Herria.



“Batasuna puede lograr ahora de ETA lo que Aralar no logró hace 10 años. Es el mayor capital que puede aportar”

Entrevista publicada por Diario de Noticias de Alava el domingo 13 de Junio de 2010.

vitoria. Viene del mundo cooperativo, donde se empapó de lo que significa el trabajo solidario y desde el que pronto aprendió a implicarse en los problemas que le rodeaban. De hecho, cuando se le pregunta cómo ha llegado a la política responde que para él siempre ha sido “como un modo de vida”. Quizá por eso, tras militar durante muchos años en la izquierda abertzale tradicional y tras vivir en sus carnes la frustración colectiva que significó la ruptura de la tregua que acompañó al proceso de Lizarra, se desengañó con el rumbo que estaba tomando el MLNV y se enamoró del proyecto de Aralar tomando una decisión que confiesa que no fue nada fácil en lo personal. Ahora se enfrenta al reto de coger el testigo generacional de figuras como Maritxu Goikoetxea o Iñaki Aldekoa que abrieron el camino de Aralar en Álava destacando un objetivo: la “regeneración” de la izquierda vasca.

¿Cree que la sociedad vasca está bloqueada ante la situación actual?

Desde luego. A nivel económico vivimos en una situación interesada de sobresaturación informativa que responde a un intento de confundir a la gente. Además, las políticas de partidos como el PSE que se definen progresistas no ayudan a crear ilusión. La autonomía política de los gobiernos está quedando en entredicho como la del propio concepto de democracia, porque está claro que el poder político está subordinado a otros poderes que no se rigen por parámetros democráticos. En este sentido, es normal que la gente se desengañe, pero es una prueba más de que la única forma de avanzar que tenemos los trabajadores es organizarnos, desconfiar de las alternativas que apuntalan los intereses de los poderosos -que son las que impulsa el Gobierno español-, coger el toro por los cuernos y empezar a dibujar ese nuevo modelo de sociedad desde las herramientas que ya existen.

¿Qué recetas propone para recuperar el compromiso de una sociedad que pronto será electorado?

Aralar nace para regenerar la izquierda, luego la realidad óptima a la que aspira es la de recomponer un espacio de izquierda abertzale que aglutine desde la mayoría sindical vasca hasta las fuerzas que van desde EA hasta Aralar, pasando por Alternatiba. Que fuéramos capaces de aglutinar una fuerza sobre estos parámetros de izquierda es lo que más podría movilizar e ilusionar a la sociedad. Pero Aralar no se puede quedar mirando ni esperando a nadie. Hace diez años que nacimos con tres parámetros claros: la exclusividad de las vías políticas, la voluntad de cambiar de la actual realidad político e institucional, pero luchando desde ella misma, y la necesidad de aglutinar a ese movimiento desde parámetros de democracia participativa interna, conceptos que antes brillaban por su ausencia, pero ahora pueden consolidar ese espacio.

Hablan de “cambio de modelo” en lo económico y de “cambio de ciclo” en lo político: ¿qué significan, cómo se plasman esos conceptos?

Lo que es impresionante e inconcebible es que aquellos que han generado esta crisis digan ahora que son los que más eficazmente nos van a sacar de ella, enviando además el mensaje de que la izquierda es una alternativa ineficaz; un mensaje manipulado que envían quienes quieren aprovechar este contexto de crisis para profundizar en un proceso de liberalizaciones, privatizaciones y retroceso social que nunca antes se había visto. La izquierda tiene la obligación de ofrecer alternativas válidas que pongan los mecanismos de los que ya dispone nuestra sociedad a disposición de los trabajadores y las trabajadoras, como pueden ser la autonomía foral, la presencia del control de las cajas, la política social,… Tenemos muchísimos modelos en Europa que se pueden seguir en esa línea, y por ahí deben ir aquí las apuestas de la izquierda.

Según dijo Aldekoa en su presentación, usted también proviene del mundo de la izquierda abertzale tradicional. ¿Cuándo y por qué se da cuenta de que es necesario hacer una reflexión? ¿Qué significa personalmente ese cambio para usted?

A nivel personal no voy a ocultar que me resultó traumático romper con la tendencia política dominante en la izquierda abertzale, pero entendí entonces, y creo que el tiempo me ha dado la razón, que era necesario. Que ETA se equivocó entonces, que se equivocaron quienes impusieron unos planteamientos político militares en la izquierda abertzale e insisto en que, afortunadamente, después de 10 años, Batasuna está avanzando en los parámetros que Aralar marcó en su nacimiento. Eso, personalmente, me contenta. Y evidentemente espero que se vayan recomponiendo los puentes que no siempre prevalecieron en las relaciones personales entre mucha gente de la izquierda abertzale.

¿Qué parte cree que hay de reflexión sincera en esa evolución; qué parte de necesidad y qué parte de interés?

La izquierda abertzale representada por Batasuna está desarrollando un debate que estoy absolutamente convencido de que es sincero, que va por la buena vía, pero debe seguir desarrollándose sin injerencias externas. Yo no creo que tenga una autoridad moral para bautizar o calificar el camino que está haciendo Batasuna, pero sí tengo claro que puede conseguir lo que Aralar no consiguió hace diez años, arrastrar a ETA a dejar la violencia, y ése es el mayor capital político que pueden aportar al contexto actual y al futuro de este país. Es bueno que acaben esa travesía en el desierto que empezaron hace diez años y le digan a ETA que, o con ellos, o sola y esa será la mejor forma de ayudar a esa regeneración de la izquierda abertzale para pasar a un nuevo momento político que se guíe exclusivamente por parámetros de acumulación de fuerzas y confrontación política.

La izquierda vasca está totalmente rota, atomizada hasta la médula. ¿Cree que este escenario puede cambiar, o es un mal endémico?

La izquierda en este país tiene una presencia social muchísimo mayor de la que se refleja electoralmente. Y, por eso, es compromiso de las fuerzas políticas que la representamos contribuir a la formación de una fuerza aglutinante que tenga más eficacia a la hora de defender las políticas sociales. El caso es que ha habido un factor desaglutinante que ha sido la violencia en este caso de ETA. Pero creo que ese factor va a desaparecer a corto plazo, por lo que habrá que abrir una reflexión para avanzar hacia esa confluencia.

¿Cómo se posiciona Aralar a día de hoy ante el “polo soberanista”?

Aralar está desarrollando varios espacios de participación política sectorial con otras fuerzas y da libertad a su militancia para que participe en ellas, como se vio en la participación en Independentistak y en el Aberri Eguna de Irun. Pero no creemos que ayude a una conformación de ese espacio de trabajo eficaz y duradero el interés puramente electoralista. En todo caso, ni Aralar ni Batasuna ni nadie podrá parar lo que marquen la sociedad y la coyuntura política. Nuestros brazos están abiertos a la colaboración y a la configuración de ese nuevo espacio, pero eso debe estar precedido por la culminación de ese debate en el seno de Batasuna.

¿Quién lidere el nuevo movimiento puede seguir siendo un problema?

Yo creo que no. En la medida en que en otras expresiones de la izquierda abertzale han asumido que la doctrina político militar es ineficaz para construir esa izquierda abertzale aglutinante y eficaz, esa misma idea queda caduca. La izquierda abertzale debe reconstituirse en base a parámetros de democracia interna, y ahí, cualquier pretensión de vanguardia no es más que un obstáculo.

¿Sigue habiendo en Euskadi quienes patrimonializan los sufrimientos causados por la violencia?

Desgraciadamente ése ha sido una de los mecanismos que ha movido la política en este país, la capitalización del dolor y el colocarse en un lado de la barricada. En la superación de ese esquema reside también una de las claves para la resolución del conflicto. Hay que superar esa espiral del rencor, y en cuanto avancemos en ese encuentro al dolor del diferente, avanzaremos hacia la reconciliación.

¿Cuál es la clave?

El concepto de empatía. Es evidente que ETA ha causado muchísimo dolor en este país, y algunos, yo mismo quizá, no hayamos sido lo suficientemente sensibles ante el dolor de esas víctimas. Pero insisto en que víctimas hay en todos lados.